Un conductor británico pasará ocho meses en la cárcel por usar un inhibidor láser y hacer la peineta a las cámaras de tráfico