La Fórmula 1 se da un baño de masas en Milán